LIBERTAD DE EXPRESIÓN; LIBERTAD DE MOVIMIENTO en cuba y el mundo); LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLÍTICOS DE CONCIENCIA; CESEN EL MALTRATO, LA REPRESIÓN, LA BUROCRACIA Y LA VIOLENCIA; BASTA YA DE DISCRIMINACIÓN, EXCLUSIÓN DE TODO TIPO, CESE YA LA IMPUNIDAD DEL GOBIERNO Y SUS CUERPOS REPRESIVOS; NO QUEREMOS MÁS FASCISMO EN CUBA; QUEREMOS UNA CUBA DEMOCRÁTICA Y LIBRE, NO MÁS MUERTES INOCENTES, BASTA YA DE DICTADURA: LIBERTAD PARA CUBA!!!

martes, 27 de marzo de 2012

S.O.S

 

Creo que algo de lo que sucede a mi alrededor me molesta. 
Se siente en el ambiente de pausa, de espera, que no soporto pues hace que se viva de un lado y del otro opositores y opresores.
Parece que la solidaridad de nuestros hermanos del exilio que ansían ver un cambio en donde nacieron, a algunos de nosotros los “disidentes”, nos ha acomodado... y no acabamos de hacer algo realmente impactante como una huelga general, una gran marcha: ALGO.
Créanme señores que nadie quiere perder fácilmente lo que por la fuerza gana y nadie quiere bajarse del Mercedez, ni quiere que su familia pase trabajo, aunque para ello tengan que sufrir los de abajo.
Razones sobradas son las que nos han puesto en el lugar en el que estamos los que vamos perdiendo. Sé que tenemos la de David pero siento además una comodidad condicionada por nuestra parte. Siento que fuera de Cuba se pide a gritos la acción nuestra, de los que somos ya agentes de cambio. Esa acción que espero como artista y que no es ni será la violencia... pero recuerden algo: se hace evidente que deberá ser con cierto carácter suicida.
Si de verdad queremos cambiarlo todo debemos exponernos a los golpes, a los maltratos, sin bajar la cabeza, sin ningún temor, pues es por la libertad nuestra lucha y no se alcanza sino exigiendo lo que es nuestro: el futuro y el de nuestros hijos.
Quizá los que visualizamos el resultado de la no violencia, de la diversidad de un país nuevo sin censura que reconozca a cada persona con derecho a proyectar su idea, en donde sea y que no reciba palos y actos de repudio; vemos también ese día en que no muera nadie por huelga de hambre como Orlando Zapata y Wilman Villar, sólo por pensar distinto.
Luchemos por un país con acceso a internet, con pluripartidismo y periódicos de todos tipos y posiciones inimaginables, dura competencia que haga a las compañías esforzarse cada vez más por la calidad y no monopolios telefónicos como ETECSA.
Pero ya, es el temor nuestro principal enemigo.
Si vamos atrás en la historia recordarán cuántos eran al principio de esa revolución.
También recordarán otras revoluciones.
Es tiempo de pensar que no importa cuántos seamos.
Debemos mostrarle al pueblo cuánto arrojo hay en nosotros y cuánto somos capaces de sacrificar: inevitablemente ganaremos el respeto y el apoyo de los que nos rodean.
Exhorto por este medio a una marcha general de urgencia, y que esta carta pase de mano en mano de cada persona que ansíe un CAMBIO necesario para Cuba.
Una huelga general a la venida del Papa.
Como habrán tantos periodistas por las calles ¡basta ya mover las banderitas!: podemos hacer consignas radicales en contra del gobierno, recuerden que el mundo entero nos estará mirando, y siempre se preguntan cómo es posible que un pueblo de una tradición tan heroica permanezca adormilado e inmune a tanta injusticia, falta de libertades y atroces crímenes y maltratos impunes.
¿Por qué no pasa nada?
Recuerden que no tiene ningún sentido la vida, si no marcamos nuestro tiempo ahora.
A menos que queramos vivir por siempre en la espera y contarles a nuestros hijos o nietos dentro 20 años o más, todo lo que pudimos hacer pero jamás hicimos, rodeados de derrumbes, esperando que sucediera algún milagro, sin atrevernos a ser partícipes nosotros mismos de modificar nuestra realidad y protagonizar la historia de este país, que lejos de lo que nos hacen creer, continúa viva.
Los que quieren seguir arrastrando una conciencia repleta de ansias y de gritos sordos que se ahogaron en el miedo, tienen a su favor el tiempo que no se detiene, el mundo que evoluciona cada segundo que pasa y los dictadores con la llave del zoológico de una especie que sólo crece en la isla-campo de concentración.
Ganémonos nuestro lugar en la historia como ellos se lo ganaron.
Sin duda ganaremos, pues nadie de nuestro tiempo se atreverá a refutar la verdad.
Cuba, levántate ahora pues yo, en nombre de cada uno de nosotros los cubanos oprimidos, humillados día a día, te lo ordeno. Y ustedes escuchen bien el grito propio: ¡desechen lo viejo ya!
Viva Cuba LIBRE, ABAJO Fidel, ABAJO Raúl.
Que viva la diversidad, la evolución.
Váyanse ya o muéranse partida de sanguijuelas, que estos gusanos que somos para ustedes cobardes y el pueblo entero se cansó de mantener el peso de su bota. COJONE!!!
ABRAN PASO, exigimos unas elecciones libres urgentes.
A mostrar al mundo nuestros propios partidos.
Ese gobierno no ha representado en muchos años a ningún cubano.
Siéntanse libres de gritar por su propia LIBERTAD, cubanos, griténsela al PAPA, coño.
Nadie se las va a regalar. Ni ese mismo pontífice que sólo viene a ver a los de arriba.
Sí a la diversidad.
Sí a lo nuevo
Sí al cambio.
Danilo Maldonado Machado.
Miércoles 28 de marzo del 2012

lunes, 26 de marzo de 2012

postal de bienvenida

Sentimiento de descanso

En algún momento de mi viaje de retorno sentado en una guagua hacia Arroyo Arenas descubrí placer en mí.
Observé que siempre que finalizaba alguna fiesta, descarga o varios días de estar lejos de mi casa, era víctima de un sentimiento de añoranza.
Cada bache de mi cuadra, rampita que saltaba, fosa rota o casa, para mi tenía el mismo valor o sentimiento entrañable con el que se saluda a los amigos del barrio o a algún familiar cercano.
Cada vez me agradaba acercarme más y más al lugar donde vivía. Y a medida que lo hacía, crecía en mí la relajación. Iba apoderándose de mí el placer de descansar de bajar la guardia de respirar profundo de estar lejos de la calle, cuya chispa había sacado y ya me desbordaba, como dice Amaury D` Omni: “la calle es un animal”.
Me encantaba llegar entonces y ver a mi mamá abuelo hermanito, ese cariño que tenían para dar me despertaban la prefecta sensación de un nido propio, mi dulce hogar.
Pero por alguna razón cuando te conocí ese sentimiento empezó a cambiar.
Como pichón que aprende a volar cada vez podía estar más y más alejado de mi casa.
Y cuando te miraba, algo cambiaba en mí.
No era que había olvidado a los míos sino que me iba haciendo independiente y mi cabeza pensaba libre. O mejor, cuando estaba a tu lado podía sentir ese mismo sentimiento de descanso que mi hogar me despertaba.
Me di cuenta que tú me enseñabas a mover mis alas con tu mirada.
Fueron tus manos abrazo cuerpo mi otra casa de descanso y placer. Una casa bien nuestra que creció todavía más cuando apareció aquella perra pequinesa negra, remember... se hizo más funny la vivienda, ¿eh? Agradable convivencia.
Pero como los cuentos reales no terminan felices, pasado un tiempo me quedé solo alon-trolado del mar, con la puerta cerrada. A veces tocan, ni siquiera tan fuerte, y corro al encuentro sabiendo que es alguien más. Nunca abro, creo que nunca abriré.
Temo que entre la lluvia el sol los amaneceres, pudran mi puerta y cualquiera pase sin tocar.



El Sexto
un día de marzo,
año doce

jueves, 22 de marzo de 2012

Miedo y Libertad

EXPO SEXTO FINAL.mp4

Deber es...


Día 22 de marzo del 2012
Mientras me perseguían ayer medí cuánto puede tener el humano de perro, de rendidor y carente de ideas propias.
Mientras caminábamos el Ciro y yo por 44 buscando algo que comer, de la nada salió un hombre vestido de uniforme de custodio, color siena el pantalón y la camisa.
Esta persona, desconocida por nosotros dos, comienzó a agredir nuestro espacio físico y sonoro con palabras como “váyanse”. Vete… le decía al Ciro, qué necesidad tienes de pasar estos malos ratos: no vamos a permitir ninguna provocación: estamos aquí, siempre detrás de ti.
Cuando levanté la vista venían dos motos, una con sidecar.
Empezamos a defendernos de esa agresión y le grité: “chivatón! tienes el mismo valor que una peón de ajedrez o una pinza de carpintero: a ti sí que te utilizan”. A lo que él respondió: “no, yo estoy aquí porque quiero, porque es mi deber”… “Porque quieres? -seguí cuestionándole- de dónde me conoces para levantarte y decirte a ti mismo: hoy perseguiré al Ciro y al Sexto”.
Es raro pero cada vez que escucho la palabra deber, me hace sentir algo de temor y lástima por quien la dice.
Es mi deber esto o aquello.
Como autómatas, nunca queremos asumir nuestra responsabilidad, pues es más fácil darle las riendas de nuestras vidas a cualquiera que sepa para dónde va, o al menos que luzca bastante seguro de sí. Y ayer confirmé la tesis: sólo hay que ver cómo tenemos universidades tratando que nos aprueben como seres superiores ante la sociedad, pero estudiando los libros de otros que jamás se conformaron con palabras de otros.
La historia no sigue a personas que siguen la historia.
Sería aburridísimo leer la biografía del humano obediente. Sin embargo, leer sobre alguien que murió diciendo que la tierra se mueve nos hace reflexionar sobre lo que somos.
Nada ni nadie nos puede decir nuestra verdad, ni mucho menos cómo vivir la vida, puesto que ese alguien está en un lugar, tiempo y cuerpo diferente al que vivimos.
Esos estúpidos faltos de materia como son todos los guardias, soldados y agentes que sólo sirven para ser mirados y movidos desde arriba como piezas de tablero. Son clasificados entre ellos por lo que puedan hacer por el rey y por cuánto sean capaces de entregarle. Si dan más de sí por el Rey, más alto será su cargo. ¿Cuál será el límite de entrega?
Me podrán mandar a sus lacayos mil veces más pero recuerden que aquí, en algún lugar del mundo les digo y les llamaré siempre tiranos asesinos a ambos hermanos, conocedores del arte de manipular humanos. Les aseguro que morirán, pero no de muerte común sino con miles de voces de balseros muertos gritándoles al oído, con voces de hombres libres que prefirieron morir de hambre en prisión antes de probar bocado de sus manos, con decenas de Damas de Blanco a sus alrededores y podrán confundir los rostros en sus alucinaciones con la imagen de sus madres, y se les comprimirá el pecho tanto que su respiración se detendrá pero sus cabezas estarán vivas y podrán ver cómo serán enterrados sus cuerpos y podrán sentir cómo los perforarán gusanos de verdad, los gusanos que para ustedes siempre fueron su pueblo, al mismo que miraron por encima del hombro.
Vendrán todos uno por uno a reclamar la vida que les quitaste.
Es mi deber ganarles, hermanos Castro.

El Sexto

jueves, 15 de marzo de 2012

Entrevista a mí cuando no estoy conmigo

Estoy tan loco que creo que puedo ser escritor.


O al menos a jugar a serlo, pues ser escritor pintor, cantante, etc. es
lo mismo, sólo hay que serlo.


Lo único que nos diferencia de las demás personas es el ego: si me lo
creo lo soy.


En verdad eso es lo que, estoy seguro, es un artista: un egocéntrico.


Así pasa con el arte y otros oficios que no significan trabajar para
otro sino para tu bienestar interno.


El artista, cualesquiera sean sus manifestaciones, es por naturaleza un
egocéntrico.


Él cree en su metatranca abstracta, cree que tiene una idea tan genial
que debe contársela a los demás, y apostaría su vida a su tesis.


Los otros como no se atreven a contar la propia, si la tuvieran,
entonces escuchan y se dejan seducir por tanta seguridad en la
proyección que ven, así que a veces aparte de creerme grafitero me creo
escritor, cantante y hasta profesor de arte underground, pero sólo
cuando estoy conmigo.


Como no tengo suficiente capacidad para estos oficios espero poder
canalizar en el arte cuanto ego llevo en mí.


Espero nunca desviarme del camino pues pienso que el ego de los
políticos como el de los filósofos es un ego recto y que recoge bien
clara la verdad y la lógica.


Prefiero al artista, me parece que el ego de los artistas es mas
juguetón y el dogma deja de serlo y se vuelve inocente, abstracto e
intraducible en palabras, que a veces se mezclan con la mentira y la
verdad y con lo bueno y lo malo. Me identifico más con los artistas de
la plástica, los poetas o los músicos.


El artista es capaz de escurrir los dos polos sin interés alguno en
manipularlo hacia un lado o el otro, sólo mostrarlo y abstraerlos en
claves sonoras (como en la música) o en símbolos (como en la plástica).


No de lo lógico o lo serio y sí de sensaciones, repulsión, amor,
alegría, tristeza; sí de búsqueda interior.


Pero yo defiendo en este punto a mi oficio pues es lo visual lo que rige
el universo.


Nadie se escapa de ver incluso cuando no vemos o cuando dormimos, así
que la forma, las líneas, los colores no saben nada de malo ni de bueno
ni de la razón ni del dogma pero son por esencia la base de todas ellas.


Constantemente visualizamos en nuestro interior, sin que podamos darle
stop, y puede ser tanto una flor que se abre o la explosión de una bomba
atómica y el humo se expandiéndose hacia el cielo. Al ver en la TV un
imagen de un estallido atómico me quedo anestesiado viendo el fenómeno
pues aunque a su paso todo se destruye mi cerebro sólo recoge lo raro.
Cuánta majestuosidad, forma, color y expansión; y menos mal que existe
la TV o la PC para verlos a salvo.


Así sintetizo en símbolos lo que veo y mi mente y mi brazo lo traducen
cuando aprieto el spray pues además de ser egocéntrico no tengo otra
medicina para botar esta fucking cosa de mi cabeza.


La herramienta que sólo cabe en mi brazo es el Spray, es con ella con la
que mejor puedo expresarme a la velocidad que pienso.


Besos y Abrazos y disfruten mi obrita.

Socorro


Mientras la droga entraba en mi cuerpo, los brazos y piernas se fueron
quedando inmóviles. Por mis venas corría tan rápido el veneno
neutralizándome, que jamás pudo escapar siquiera el grito que estaba
colgando en mi garganta de AUXILIO. Tosí, moví mi cabeza para un lado y
el otro; con mucho trabajo pude alcanzar a ver a mi cuadernillo de
dibujo con el lápiz. UN SALVAVIDAS!. Mi brazo se arrastró como serpiente
moribunda. ¡Qué suerte! Tenía punta. Por alguna razón mi puño
engarrotado fue un tin flexible. Fue exactamente abierto del mismo
grosor del lápiz como un enchufe. Mientras trataba de gritar en el papel
SOCORRO, mi pulso fue siendo más diestro y una lágrima de impotencia
cayó en la goma del lápiz y corrió hasta la punta del mismo. Como el
lápiz recogía mis lágrimas, mi brazo y mi mano lo atrapaba a si mismo
todo en el aire para ti en el futuro. Lo encajaba en el papel, que por
alguna razón había podido alcanzarlos y por alguna otra razón ya no
moriría en vano y nada quedaría impune. Todo se confabuló a que mi
estado lo conocieras tú.

Dedicado a Helena Moradi por todo lo que pasamos juntillos.
El sexto

Buscar por aqui...

Cargando...