LIBERTAD DE EXPRESIÓN; LIBERTAD DE MOVIMIENTO en cuba y el mundo); LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLÍTICOS DE CONCIENCIA; CESEN EL MALTRATO, LA REPRESIÓN, LA BUROCRACIA Y LA VIOLENCIA; BASTA YA DE DISCRIMINACIÓN, EXCLUSIÓN DE TODO TIPO, CESE YA LA IMPUNIDAD DEL GOBIERNO Y SUS CUERPOS REPRESIVOS; NO QUEREMOS MÁS FASCISMO EN CUBA; QUEREMOS UNA CUBA DEMOCRÁTICA Y LIBRE, NO MÁS MUERTES INOCENTES, BASTA YA DE DICTADURA: LIBERTAD PARA CUBA!!!

lunes, 6 de febrero de 2012

INJUSTICIA, BRUTALIDAD Y DISCRIMINACIÓN RASTAFARI EN LA CUBA DEL 2012.

RASTAFARIS CUBANOS BAJO EL PODER NEGATIVO, PIDIENDO AYUDA AL PODER DE LA LUZ Y LA VERDAD.

Por familiares, artistas y amigos de Héctor Riscart

LA VERDAD SIEMPRE POR DELANTE, LA VERDAD ANTES, LA VERDAD DESPUÉS, LA VERDAD CON AMOR...



En medio de los profundos cambios que están sucediendo en Cuba (lo crean unos o no, le parezcan lentos a otros, o un engaño a muchos), cambios que son exigidos a la presidencia de la república y por tantos, a todos los niveles sociales, dentro y fuera de la isla, y a pesar de que cada día se publican en la prensa oficial nuevas aperturas en lo económico y en lo civil, y aparecen artículos que denuncian la discriminación; no se ven aún mecanismos que funcionen de manera eficiente y urgente ante el abuso de poder y la injusticia policial sobre ciudadanos civiles, cubanos todos por igual, con los mismos derechos todos.
El pasado 15 de noviembre ha sucedido un hecho muy lamentable.
El artista Héctor Riscart (el Ñaño), uno de los primeros Rastafaris en Cuba, director de la Banda Reggae Herencia, la agrupación musical más comprometida con el crecimiento espiritual de la juventud, respetada por el arte emergente alternativo cubano. Al salir de su concierto en el Cabaret Nacional, fue registrado por la policía junto a otros integrantes de su agrupación, en la esquina del Capitolio, frente al cine Payret.
Al Ñaño ésto le pareció humillante y pidió que por favor lo condujeran a una unidad policial y ahí lo registraran, pero no en público en plena calle.
Los policías no lo escucharon y cuando el Ñaño defendía sus derechos, fue agredido con mucha violencia por los oficiales y tratado como el más despreciable delincuente. Ya en la unidad, tuvo que sufrir ofensas e improperios, y, ante el asombro del odicial de guardia, por la evidente brutalidad, escuchar, junto a otro hermano detenido, los planes de fabricarle una falsa acusación de tráfico de drogas: “Tú, que eres del Partido, acúsalo, porque nadie va a dudar de tu palabra”.
Mucho menos se dudará porque este oficial se vanagloriaba durante la violenta detención de haber encontrado a importantes artistas de este país con drogas duras.
Unos días despúes se violaron todos los procedimientos legales establecidos, sin expediente ni acusación, declaraciones de falsas investigaciones, negados a un careo mental a su esposa para que no actuara en defensa pública del Ñaño, y, además hacer visitas al gerente del Cabaret para pedir con exageradas mentiras la expulsión de la agrupación de su trabajo, así el Ñaño fue enviado a una prisión provisional donde le cortaron sus drelocks, que es lo más sagrado para un Rastafari.
Hay muchos hermanos conmovidos con esto esperando en silencio una solución.
Pero aún hoy, hace casi dos meses después, es que el Ñaño pudo ver a su abogada, la cual tiene mucho temor y no sabe cómo defender este caso y dice que es imposible ir contra la palabra de un policía.
Todo esto sucedió debajo de las cámaras de vigilancia del Cine Payret, y esas imágenes han desaparecido. Los instructores policiales enviaron a fiscalía un expediente totalmente lleno de falsedades e incoherencias, donde dicen que el Ñaño no tiene testigos. La situación ha sido denunciada en dos ocasiones al Comité Central del Consejo de Estado (Atención a la ciudadanía), pero nada se ha movido.
¿Por qué este empeño de tener en prisión a un artista noble y querido, que aporta mensajes de liberación espiritual y que todos saben dónde y cómo trabaja?
Hay antecedentes de mucha gravedad, que no se cuentan en el libro de los Rastafaris en Cuba, cuya presentación fue promocionada el pasado año por la televisión nacional. Este libro debería reeditarse y distribuirse en las unidades policiales y en los centros de estudios del país.
Esta situación tiene serios antecedentes. Artistas de la nueva canción protesta HIPHOP la han denunciado una y otra vez en sus canciones. La internet está cargada de fabricaciones, pero también de documentaciones audiovisuales que no dan lugar a dudas sobre el abuso del poder policial.
En este mes de diciembre ya han salido a la luz varias canciones de compromiso con el Ñaño.
Según declaraciones del hermano Zenén (el otro detenido ese día, sonidista del grupo), que lo vio por última vez en la unidad, Héctor Riscart ya estaba convencido de que lo condenarían con toda premeditación negativa. “Cuídame a mis hijos, sólo pienso en ellos”, le dijo.
Zenén derramó lágrimas en la unidad ante la dura agente oficial que lo torturaba sicológicamente para que declarara una mentira, instante en el que entraba una muchacha muy joven, que estaba todo el tiempo junto a ellos en el cabaret durante el concierto de la agrupación, haciéndose pasar por prostituta. S evidente que ya se tejía la inculpación de este líder del arte alternativo cubano.
Quizás con su detención se pueda abrir un debate sobre el uso de las drogas en Cuba.
Las que más se consumen son: 1. Alcohol; 2. Tabaco; 3. Marihuana (en Cuba, al contrario de muchos países, se condena su consumo); 4. Cambolo o Piedra (residuo muy tóxico de la Cocaína); 5. Metil; 6. Paco (Parkisonil); 7. Ketamina. Estas tres últimas de producción farmacéutica industrial. Las drogas que generan alto índice de muerte y violencia son las dos primeras, legales por cierto.
Existe un prefuicio muy grande de asociación negativa entre la Marihuana y Rastafari. Pero es necesario escuchar los fundamentos Rasta y atender a la verdad del comportamiento de la realidad a todos los niveles.
También es natural el miedo fundado en reiterados y actuales antecedentes donde los testigos policiales se retractan y admiten en pleno juicio haber sido presionados e intimidados para declarar falsamente contra el acusado, y a pesar de esto, el juzgado condena al acusado, por lo que se deduce que el jurado estaba ya condicionado y con un fallo elaborado de antemano. Esto nos da un temor grande y nos sugiere corrupción judicial. Nuestro gobierno debería atender a estos datos, y sentirse profundamente preocupado por amor a la justicia.

Hay otros miembros del movimiento Rastafari que están sufriendo acoso, prisión e injusticia en todo el país, sobre todo cuando intentan hacer uso de los nuevos derechos ciudadanos económicos y de asociación. Algunos lo han denunciado también al Comité Central de Estado, sin solución.

Ante la imposibilidad de recibir justicia con prontitud, y por la gravedad (que crece, sabemos que se continúa fabricando el modo de enjuiciar al Ñaño sin garantías de una defensa sólida), casi dos meses después nos vemos obligados a hacer de conocimiento público esta situación, esperando recibir LUZ, LUZ, LUZ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

tu opinión es importante para mí!

Buscar por aqui...

Cargando...