martes, 3 de abril de 2012

Otra vez me secuestraron



Por estos días de espera al Papa, todo a mi alrededor se ve tenso.
Empiezo a dejar mi celular en casa.
Me persiguen desde antes de la presentación de la revista voces número 14.
Pero es sólo persecución, al menos así lo dejan saber.
Pensé que era para que no graffiteara.
De vez en cuando me puedo escurrir entre mis amigos y quitarme el gardeo.
Aunque es una situación súper incomoda y llena de estrés, es ya tan común para mí que me persigan que no les temía y les podía gritar cosas como perros, chivatones, piezas de ajedrez, etc.
Me acostumbré y como dice mi ex, lo que no te mata te fortalece.
Era el domingo 26 de marzo, cumpleaños de mi hermana Indira, y al ver que los segurosos estaban prácticamente a 20 metros de mi puerta, yo no quise salir de casa. Lo tomé como una amenaza para no salir. Pero ellos durmieron afuera toda la noche y eso me preocupó bastante y sentí algún temor. Al día siguiente 27 de marzo a la 1:00 pm los vi en la esquina de mi casa, con cartones en el cristal del carro, para que el sol no les molestara, creo. Era el mismo carro rojo del día anterior. Tenía que salir a llamar por teléfono y lo hice, en short, camiseta y chancleta, en dirección contraria a ellos. Apenas caminé 15 metros pude sentir al doblar de la esquina cómo arrancaba el carro.
Aparecieron detrás de mí, por la fuerza me agarraron por una mano hasta el interior del carro entre dos tipos vestidos de civil. Reglas del carro: ¡Manos entre los pies y vista al frente! Me arrebataron el móvil de las manos.
NO LO APAGUES! Dijeron ellos.
El carro con los tres tripulantes me llevó al Vedado, 26 y 17, donde pararon, llamaron por sus móviles y en 5 minutos estaba allí una moto Suzuki y el carro de la persecución de costumbre (lada verde chapa particular): el tal Camilo. Me pasaron para el carro de Camilo los mismos tipos, muy rápido. En el camino él me decía "hoy está jugando Capablanca al ajedrez". Tomamos la avenida de Boyeros: se veía todo maquillado por razones obvias.
Pensé por qué me hacen esto si no quiero dañar al Papa y tampoco soy basura que se esconde debajo de la alfombra. Al llegar a la unidad de Santiago de las Vegas se bajó Camilo y cuando regresó me llevaron por la parte de atrás. En cuanto me dejaron el policía que estaba allí le reclamó a Camilo el acta de detención. Camilo desapareció.
Cuando fui trasladado a los calabozos vi un señor vestido de negro, señor que conocería más tarde, era Julio, el esposo de Sara Marta, dama de blanco, opositores de Río Verde. Como no estábamos en el mismo calabozo nos hablábamos a distancia. Él me conto que me había visto en el programa Estado de Sats y que llevaba plantado desde el viernes sin comer ni tomar agua (huelga de hambre). Yo acababa de empezar la mía y me sentía mal ya, pero estar allí encerrado sin motivo alguno me daba fuerzas. Julio me contó que a su esposa también la habían secuestrado y él creía que se la habían llevado para el Cotorro incomunicada.
Al día siguiente, empezaron a llegar opositores de por allí cerca de la unidad de policía de Santiago de las Vegas, todos se declararon en huelga de hambre: 14 en total, incluyendo 3 mujeres de las que sólo sentí y escuché su voz. Los que allí estábamos teníamos criterios en común. El coro de Libertad, se hizo tan fuerte que nos animó a gritar también Abajo la dictadura, Abajo Raúl, Que vivan los derechos humanos... Los policías pidieron de favor que si queríamos gritáramos, pero no moviéramos la reja. Para nosotros eran invisibles. Conocí a Bartolo, El Deje, todos ellos muy afables y me sentí bien, pues nos hablábamos como si nos conociéramos de toda la vida.
Fui fichado como un criminal: muchas fotos de mi cuerpo y huellas y algo raro: el número del pie.
Al otro día sentí mareo. Le pregunté a Julio cómo se sentía y me dijo que bien. Yo fui llevado con el médico me hicieron una prueba de la azúcar, la tenía baja igual que la presión. Los médicos se preocuparon, me comentaron Tú no tienes físico para hacer eso. ¡Come! Tampoco soy asesino para estar aquí porque ustedes quieran, respondí. Al regresar de los exámenes le di el algodón con alcohol a Julio, me dio la mano, pero yo sentía que él estaba mal.
En la noche fui sacado del calabozo. Había alrededor de 20 patrullas afuera de la unidad. Casualmente a Julio y a mí nos montaron en la misma patrulla y nos trasportaron. La orden era dejarnos a cuadras de nuestra casas, respectivamente. A él lo dejaron en Boyeros, cerca de Mazorra y a mí en Arroyo Arenas.
Me entregaron el móvil y no había sms ni llamadas perdidas. Al momento timbró el teléfono y era la esposa del Ismael de Diego, le dije Ya estoy afuera. Me contó que cuando me llamaba al móvil, respondía un oficial.
Este es mi humilde testimonio. Sé de gente que la pasó mucho peor. El gobierno debería evitar y temer más a estas huelgas de hambre en cadenas... no vaya a ser que se les mueran más inocentes y se les caiga la catalina de una vez y por todas. Espero que de todos los secuestros se entere el mundo y se venga abajo la imagen falsa que quiso darle al Papa y a la prensa extranjera, esta tiranía. ¡Abajo los Castro! ¡Abajo el comunismo!
Danilo Maldonado Machado


1 comentario:

tu opinión es importante para mí!

#ElSextoSomosTodos

Por si algo pasara usted puede llamar o escribir a los siguientes nuemeros..


María Victoria (mamá)
maria.machado@cha.jovenclub.cu
54545437

Maria Caridad (abuela)
54750457

Indira Maldonado (hermana)
53873665

Puchito (amigo de la infancia)
52953329

Oficina Cubalex
(asesoría jurídica)
53-76472216
centrocubalex@gmail.com

Laritza Diversent
(abogada independiente)
53-52415948
laridiversi@gmail.com

Lia Villares
53-53798491
liavillares@gmail.com

Gorki Águila
53-53927726
gorkiaguila@gmail.com
53-72052230

Claudio Fuentes
53-53579652
claudioshooter@gmail.com

#YoTambienExijo
exige@yotambienexijo.org

Orlando Luis Pardo Lazo
orlandoluispardolazo@gmail.com

Antonio Rodiles
53716460
antonio@estadodesats.com

Pedro Vidal
pedrovidal@cubansoulfoundation.org
0017865310718

Luis Felipe Rojas
(Radio Martí)
4201 NW 77th Ave
Doral, FL 33166
1-(305) 437-7311
alambradas@gmail.com

Maria Matienzo (DDC)
53636724
menosveinte@gmail.com

Luz Escobar (14ymedio) 52367550

luzzescobar@gmail.com

------------------------------------

Asesoría jurídica

CUBALEX centrocubalex@gmail.com

(537) 7 647-226 o (+535)-241-5948

/////////////////////////////////////////////////////

Danilo Maldonado Machado

El Sexto / blog

AQUÍ SE ESTÁ GRAFITEANDO HISTORIA!





Consulta los listados de presos políticos en Cuba